Thu07242014

Last update07:05:02 PM GMT

Banner Bayer - notiboliviarural.com
Back Agrícola Variedades foráneas de manzana se adaptan al valle cochabambino

Variedades foráneas de manzana se adaptan al valle cochabambino

Valoración de usuario: / 0
MaloBueno 

Expectativa | Ante la sorpresa de los productores, las plantaciones de variedades “Eva” y “Princesa” sembradas hace tres años, en más de 20 huertas familiares del municipio de Cliza, están tan cargadas de frutos rojizos, dulces y jugosos.

Por A. D. Hans Soria O. - Los Tiempos -

Plantaciones de las variedades “Eva” y “Princesa” en una huerta familiar del municipio de Cliza. –
José Rocha Los Tiempos. Con tres años de experiencia productiva, las variedades de manzana “Eva” y “Princesa”, procedentes de Brasil, lograron adaptarse en los municipios del valle alto y ofrecen sus frutos a más de 570 productores de durazno que antes experimentaban grandes pérdidas por fenómenos climáticos incontrolables como granizos, heladas, vientos huracanados, cambios bruscos de temperatura y varias plagas.

Como nadie lo esperaba, este año todas las huertas comprometidas con el proyecto de diversificación productiva del municipio de Cliza y fincas particulares de municipios aledaños, donde sembraron manzanas “Eva” y “Princesa”, obtuvieron “excelentes rendimientos, de hasta dos cajas de 20 kilogramos por planta, que pueden compensar las pérdidas registradas en sus duraznales”, dice el productor Eufronio Álvarez, en su finca localizada en Vía 2 de Agosto, donde cultiva más de 180 plantas en producción.

“Muchos productores de durazno están pensando seriamente en ampliar sus plantaciones de ambas especies, eso sí sin descuidar sus plantaciones de durazno que este año, como los últimos cinco, tampoco alcanzaron la producción esperada, por bajas temperaturas en septiembre y granizo en noviembre”, indica.

Diversificación

El director de Desarrollo Productivo del municipio de Cliza y gestor del proyecto, Humberto Vargas, explica que la producción de manzanas de ninguna manera busca sustituir la producción de durazno, sino diversificar la producción frutícola, porque, a pesar de los fenómenos climáticos, la producción de durazno continúa siendo una de las principales fuentes de ingreso económico familiar en la zona.

Vargas recuerda que, hace tres años, el municipio de Cliza optó por introducir de manera experimental el cultivo de ambas variedades de manzana, en la producción frutícola, precisamente con el propósito de diversificar la producción frutícola y sobre todo compensar, en alguna medida, las pérdidas económicas en durazno por fenómenos naturales.

“Inicialmente impulsamos el proyecto en 10 huertos familiares, financiando en un 50 por ciento el costo de la planta. A la fecha hay mucha demanda de productores de otros municipios como Tapacarí, Pocona y otros, que viendo los resultados en Cliza están introduciendo estos cultivos”, señala.

Actualmente, los cultivos de manzana “Eva” y “Princesa” superan las 6 mil plantas en más de siete hectáreas y media del valle alto, de las cuales 2.500 plantas ocupan tres hectáreas y media en 22 fincas del municipio de Cliza, mientras que 3.500 plantas fueron adquiridas  y sembradas en cuatro hectáreas por productores particulares de los municipios aledaños.

Vargas explica que ambas variedades se adaptaron perfectamente a las características climáticas de la zona, situada entre 2.700 y 2.800 metros sobre el nivel del mar, con temperaturas fluctuantes entre 28 hasta 30 grados centígrados y precipitaciones pluviales moderadas, similares a las de valles mesotérmicos de Brasil, de donde proceden.

“Es como si estas variedades fueran propias del micro clima existente en el valle alto. Son tolerantes al frío que se registra entre septiembre y octubre y se adaptan perfectamente a la estructura de suelos”, destaca y apunta que también aprendieron a combatir algunas plagas.

Decae

la producción de duraznos en 40 por ciento

Al igual que los últimos seis años, la producción de durazno, en particular de la variedad “Gumucio Reyes”, famosa por su sabor, color, dulzura, carnosidad y tamaño, en los municipios del valle alto, se vio afectada en un 40 por ciento por fenómenos climáticos como las heladas de septiembre, la granizada y vientos huracanados de noviembre, y las inundaciones de enero.

Para mejorar los rendimientos del durazno, el municipio de Cliza y la Plataforma Frutas del Valle, impulsan hasta fin de mes la realización de análisis foliar en aproximadamente 50 fincas, con un costo promedio de 210 bolivianos por huerta, para determinar la cantidad precisa de nitrógeno, fósforo, potasio, magnesio, manganeso y hierro que requieren las plantas para mejorar sus rendimientos, dice Humberto Vargas, presidente de la plataforma.

“Actualmente tanto técnicos como productores, aplicamos fertilizantes y material orgánico de manera empírica, a la adivinanza, sin criterio técnico de ninguna naturaleza y así no podemos hacer fruticultura”, indica.

Simultáneamente se implementarán sistemas de alerta temprana, mediante una red de equipos de meteorología que serán instalados este año en zonas estratégicas del valle alto para advertir y prevenir el advenimiento de heladas, granizos y vientos huracanados, entre otros fenómenos climáticos, que todos los años arrasan con cientos de duraznales.

ESTE AÑO

PRODUCIRÁN 240 MIL KILOS DE FRUTA
J Los fruticultores del valle alto estiman que este año la producción de manzanas de las variedades “Eva” y “Princesa” para el mercado local bordeará las 12 mil cajas, es decir, alrededor de 240 mil kilos.

Considerando que dentro de cinco años se proyecta duplicar la cantidad de hectáreas sembradas con ambas variedades, se estima que la producción de manzanas en el valle alto podría llegar a los 500 mil kilos, volumen por demás suficiente para sustituir la importación de manzana, procedente de Chile y Argentina.

OPINIONES

“Pensamos duplicar la producción”

Margarita Juanice, Productora de manzanas

En la huerta de mi esposo José Luis Velasco tenemos 60 plantas de manzana “Princesa” solamente en producción. Estamos cosechando hasta el momento ocho cajas, que son 160 kilos, exclusivamente para la Feria Agropecuaria de Cliza, donde el año pasado hemos ganado el primer premio de una fumigadora y un quintal de fertilizante triple 15. Todavía no sabemos su precio, pero son manzanas grandes, muy coloradas, dulces y jugosas.


Con todo lo que nos está yendo bien, don José está pensando plantar este año otras 60 plantas de “Princesa”, para duplicar la producción dentro de tres años, siempre y cuando no llegue el granizo, ni las heladas fuertes, como el año pasado.


A pesar de que nuestras plantas de durazno “Gumucio Reyes” han sufrido heladas y granizos, este año pensamos que vamos a cosechar un poco más de la mitad, dentro de tres semanas todavía.


Nosotros vamos insistir en la producción de manzanas “Princesa” y durazno “Gumucio Reyes” al mismo tiempo, porque son rentables.

“Hemos empezado a cosechar la fruta”

Eufronio Álvarez, Fruticultor de Cliza

Hemos empezado con 70 plantas de manzana “Eva” y “Princesa” hace tres años y ahora tenemos 180 plantas en plena producción, en 1.900 metros cuadrados. Estos días ya estamos empezando a cosechar, tanto para la Feria Agropecuaria del 19 de febrero en Cliza, como para el mercado de la ciudad de Cochabamba.


El año pasado hemos hecho una poda fuerte para que crezcan las plantas, sin embargo se han mantenido pequeñas, pero se han cargado con abundante fruto, lo que demuestra que genéticamente están concebidas para el clima del valle alto.


Con la cosecha de dos cajas y un poco más, por planta, vamos a tener algo más de 7.500 kilos de manzanas “Eva” y “Princesa”, que vender hasta mediados de marzo. Son manzanas que por su coloración, tamaño mediano y dulzura, no tienen nada que envidiar a las que vienen de Argentina o Chile.


Para la siembra de este año, también tenemos viveros, donde estamos alistando alrededor de 2 mil plantines de estas manzanas para venderlos a muchos productores.