Notiboliviarural.com - Bolivia

Mon09252017

Last update01:04:49 AM GMT

Back Expertos Pese a una millonaria inversión, aporte de agricultura disminuye

Pese a una millonaria inversión, aporte de agricultura disminuye

Valoración de usuario: / 0
MaloBueno 

El aporte del agro a la economía bajó de 14,5% a 12%. Un estudio señala que el país importa más alimentos, no hay investigación y la industria no se transformó.

Pese a una millonaria inversión, aporte de agricultura disminuye El experto Gonzalo Flores explica la situación del agro.

Página Siete/ La Paz.- Entre 2006 y 2015 la agricultura recibió una inversión estatal de 3.509 millones de dólares, sin embargo, el aporte del sector a la economía bajó de 14,5% a 12% y el país importa más alimentos, según el estudio "Amargas Cosechas” auspiciado por las Fundación Vicente Pazos Kanki.

El mismo fue elaborado por el consultor Gonzalo Flores que fue oficial de programas de la FAO durante tres años y representante asistente 10 años.

La investigación revela que en los últimos 10 años el Gobierno a través de sus ministerios gastó en el sector agropecuario 24.656 millones de bolivianos o 3.509 millones de dólares, es decir que el presupuesto de 2006 se multiplicó por más de 8 en 2015.

"Pero no existen ocho veces más alimentos, ni ocho veces más exportaciones, ni ocho veces más empleos formales, ni ocho veces más industrias de transformación. Gran parte del dinero ha sido empleado en proyectos minúsculos y dispersos, justificados únicamente por la "solicitud de las comunidades”, señala Flores en el estudio.

Según Flores ésto ocurrió porque los recursos se gastaron principalmente en la entrega de insumos, semillas, tractores, vaquillas y riego, entre otros.

Pero también en subvenciones al productor, ya sea para mejorar el valor de su producto o para que los precios hacia el consumidor se mantengan estables.

Añadió que cuando los precios dejan de reflejar el valor de las cosas, se generan distorsiones y los productores dejan de invertir para ampliar su producción en función a la señal del mercado.

En criterio de Flores la inversión estatal en el sector se pudo dirigir, por ejemplo, a apoyar los servicios generales a la agricultura como investigación, riego, almacenamiento, procesamiento, extensión, cumplimiento de estándares de calidad, formación de cadenas productivas, pactos entre actores de la cadena, aprovechamiento de mercados regionales.

Tampoco se invirtió en la generación de nuevos conocimientos para potenciar la agricultura, por ejemplo, desarrollar variedades de papa o café resistentes a plagas y al clima.

"Se investigan aspectos muy básicos o que ya se investigaron. Lo único relevante es tal vez la producción de frijol fortificado con hierro. Lo malo es que en Bolivia se invierte y se desconoce cuánto se recupera; en Vietnam por cada dólar invertido se recupera 10 en producto”, precisó.

Los resultados de las políticas estatales son que Bolivia importa más alimentos, no sólo procesados, sino frescos. Es uno de los países con menor rendimiento por hectárea en toda la región.

Los efectos inmediatos son la transferencia de recursos al exterior, desincentivo a los industriales y a los productores primarios domésticos.

Una investigación de las políticas del MAS

Estudio "Amargas Cosechas”, una década de políticas agrarias y forestales del MAS, es la investigación plasmada en un libro del consultor independiente Gonzalo Flores.

Difusión El estudio será presentado hoy en la noche en el salón Aurum del Hotel Stannum, ubicado en la torre Multicine. Será comentado por Gonzalo Colque.

Producción El volumen cosechado creció en los últimos años, pero la mayor parte de este incremento se debe a la soya, señala el estudio.

Productividad La contribución de cada trabajador al valor agregado en la actividad agrícola crece con demasiada lentitud, apenas 1,5% desde 2006, remarca el estudio de Gonzalo Flores,

Perú y Chile avanzan, se diversifican y amplían exportaciones

 

 

 

El experto Gonzalo Flores señala que a diferencia de Bolivia, países como Perú y Chile han logrado diversificar sus exportaciones gracias a las políticas estatales de apoyo al sector agropecuario.

Señaló que el país gasta un dinero que hoy es menos disponible ya que los recursos que se generan dependen de los hidrocarburos y minerales.

En los últimos 10 años, Perú amplió sus exportaciones agropecuarias de un valor de 600 millones de dólares a 5.200 millones de dólares.

Por ejemplo, se convirtió en el primer productor de espárragos y el segundo de arándanos, "Esto fue logrado gracias a la seguridad jurídica, el impulso de encadenamientos productivos, cumplimiento de estándares de calidad, esquemas de fomento y la investigación en innovación”, destacó.

Por su lado, Chile, como otro ejemplo, en los años 70 producía vinos comunes y corrientes, pero decidieron apostar por la innovación y la atracción de capitales para transformar la industria.

De a poco comenzaron a elaborar vinos de primera calidad y hoy junto a Estados Unidos y Australia son los primeros productores del mundo.

Llegaron a desplazar a Francia y España que ocupaban antes ese sitial, explicó.

Tampoco era un país productor de salmón, pero investigaron y hoy sus exportaciones superan los 3.500 millones de dólares anuales.

"La pregunta es cómo lo hicieron ellos y los bolivianos no lo pueden hacer, la respuesta es que tomaron las medidas correctas. Además, tienen el clima institucional adecuado para favorecer el desarrollo agropecuario”, apuntó Flores.

Explicó que en Chile existen 40 esquemas diferentes de apoyo crediticio a la agricultura. Se apoya desde la formulación de la idea hasta la elaboración del perfil del proyecto y la prefactibilidad y finalmente su concreción.

Perú también impulsa la exportación de un centenar de productos cárnicos.

De acuerdo con Flores, el país podría impulsar encadenamientos productivos o cluster en la industria del vino, del café, pero se ha perdido oportunidades. la producción y exportación de carne es otra posibilidad, ya que la fiebre aftosa fue erradicada.

El problema, dijo, es la falta de seguridad jurídica, la ausencia de un mercado de tierras y de estímulos a la industria agropecuaria.