Notiboliviarural.com - Bolivia

Tue10172017

Last update08:21:38 PM GMT

Back Expertos Arduas negociaciones por la renovación de la licencia del Glifosato en la Unión Europea

Arduas negociaciones por la renovación de la licencia del Glifosato en la Unión Europea

Valoración de usuario: / 0
MaloBueno 

La situación es compleja, puesto que la puja de intereses y preconceptos son moneda corriente.

Por: Aldo Norberto Bonaveri.- El futuro del glifosato es uno de los temas más controvertidos en la Unión Europea por estos tiempos; el 31 de diciembre expira el plazo para resolver la renovación de la licencia del herbicida más utilizado en el mundo, para producir y comercializar en los 27 países que la integran.

En estos días la Comisión Europea “CE”, con sede en Bruselas, está trabajando a destajo para lograr una solución consensuada, dada las posturas diferenciadas existentes.

A los efectos de entender el rol institucional, cabe consignar que la Comisión Europea “CE” es el órgano ejecutivo, políticamente independiente, de la UE. La Comisión es la única instancia responsable de elaborar propuestas de nueva legislación europea y de aplicar las decisiones del Parlamento Europeo y el Consejo de la UE. Se trata de un Colegio de Comisarios compuesto por uno por cada país miembro de la UE; desde 2014 es presidida el luxemburgués Jean Claude Juncker.

La licencia actual del Glifosato fue renovada por 18 meses en julio de 2016, en tanto la propuesta de la CE es ampliarla por 10 años más, posición que cuenta con el apoyo de un bloque integrado por Holanda, Dinamarca, España y Hungría; la negativa es liderada por Francia, secundada por Austria y Luxemburgo, en tanto los demás Estados miembros no se han pronunciado, o existen cohabitan en ellos opiniones encontradas.

Cabe destacar que si no se alcanza un acuerdo que destrabe el diferendo, para algunos entendidos del funcionamiento del mercado comunitario, el polémico herbicida se podrá seguir utilizando hasta que haya un concierto para decidir su futuro, no obstante otros opinan que sería factible que no se permita la comercialización en los países opositores a la extensión.

La semana pasada la portavoz comunitaria de Salud y Seguridad Alimentaria, Anca Paduraru, refiriéndose a la coyuntura expresó: “La Comisión está trabajando con los Estados miembros para encontrar una solución que tenga el mayor apoyo posible, que asegure un alto nivel de protección de la salud humana y el medio ambiente, en línea con la legislación europea y basada en los datos científicos disponibles”.

La situación es compleja, puesto que la puja de intereses y preconceptos son moneda corriente. Desde el Gobierno de Francia han expresado que aunque se apruebe a nivel comunitario prohibirá el uso del herbicida, un anuncio que ha provocado la ira de las organizaciones agrícolas de ese país.

Para remontarse a los orígenes del diferendo corresponde indicar que la Organización Mundial de la Salud “OMS” alertó en 2015 sobre los riesgos cancerígenos del glifosato. Empero, a posteriori, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria “EFSA” y, la Agencia Europea de Productos Químicos “ECHA” aseveraron tener evidencias científicas para clasificar el herbicida como no cancerígeno.

El uso del glifosato cuenta con una fuerte oposición de los sectores ambientalistas, los que motorizaron una petición impulsadas por varias organizaciones de esa orientación, reuniendo un importante número de firmas. En las antípodas se agrupa todo el sector agropecuario europeo, el que incluso solicita ampliarlo hasta 15 años en lugar de los 10 propuestos por la CE