Notiboliviarural.com - Bolivia

Sat12162017

Last update09:50:58 PM GMT

Back Internacional Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa recibió el Premio Mundial del Suelo Glinka

Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa recibió el Premio Mundial del Suelo Glinka

Valoración de usuario: / 0
MaloBueno 

FAO destacó los esfuerzos de dicha organización por promover prácticas sostenibles de gestión de suelos, durante las celebraciones del Día Mundial de los Suelos

Santiago de Chile – Durante la ceremonia del Día Mundial del Suelo celebrada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, se otorgó el Premio Mundial del Suelo Glinka 2017 a la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (AAPRESID).

El premio es un reconocimiento a los esfuerzos desarrollados por la Asociación para promover prácticas sostenibles de gestión de suelos en el campo, los que permiten luchar contra su erosión y contribuir de forma directa a la seguridad alimentaria tanto de Argentina como de América del Sur y el resto del mundo.

El Premio Mundial del Suelo Glinka –que recibe su nombre del científico pionero ruso Konstantin D. Glinka-, fue establecido en 2016 por la Alianza Mundial por el Suelo con el apoyo de la Federación de Rusia.

El premio distingue a individuos y organizaciones cuyo liderazgo y actividades han contribuido a promover el manejo sostenible del suelo y la protección de sus recursos.

Según el video que anuncia al ganador, la AAPRESID ha hecho claras contribuciones al mejoramiento de la calidad de los suelos para aumentar la producción de alimentos.

Argentina y Brasil entre los diez países con mayores reservas de carbono en los suelos

Durante las celebraciones del Día Mundial del Suelo, la FAO presentó el mapa más completo sobre las reservas de carbono en los suelos jamás elaborado, hecho con la participación de todos los países en el mundo.

El Mapa Mundial de Carbono Orgánico del Suelo, muestra que en todo el mundo, los 30 primeros centímetros del suelo contienen alrededor de 680 000 millones de toneladas de carbono, una cantidad significativa comparada con el total del carbono almacenado en la vegetación (560 000 millones de toneladas).

Más del 60 por ciento de esas 680 000 millones de toneladas de carbono se encuentra en diez países del mundo: Rusia, Canadá, EEUU, China, Brasil, Indonesia, Australia, Argentina, Kazajstán y la República Democrática del Congo.

Según Sally Bunning, Oficial de FAO, “Los suelos turbosos, las tundras, los pastizales e incluso las tierras áridas son fundamentales por sus contenido de carbono orgánico, y deben realizarse esfuerzos globales para protegerlos.”.

La materia orgánica del suelo es crucial para su salud y fertilidad y para la infiltración y retención de agua, así como para la producción de alimentos. Como sistema fundamental de almacenamiento de carbono, su conservación y restauración son esenciales tanto para la sostenibilidad de la agricultura y la adaptación y mitigación del cambio climático.

Los suelos del mundo actúan como el sumidero de carbono más grande de la tierra, reduciendo los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Aumentar su papel podría compensar significativamente el rápido aumento del dióxido de carbono en la atmósfera. De hecho, en una decisión histórica sobre agricultura, la reciente conferencia sobre cambio climático en Bonn (COP23) reconoció la necesidad de mejorar el carbono, la salud y la fertilidad del suelo.

En América Latina y el Caribe, la Alianza Suramericana por el Suelo realizará un simposio regional sobre carbono orgánico del suelo en Río de Janeiro, Brasil, durante 2018, durante la cual se buscará conformar una red latinoamericana de carbono del suelo.

América Latina y el Caribe mejora sus datos sobre suelos

Actualmente, la FAO está apoyando a los países de América Latina y el Caribe a cuidar sus suelos y mejorar sus datos y estadísticas sobre este valioso recurso, para fortalecer la seguridad alimentaria y mantener los diversos servicios ecosistémicos de los suelos, como su fertilidad, la secuestración de carbono y la retención de agua.

En Sudamérica, un proyecto de la FAO está apoyando a Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú y Uruguay a generar datos y mapas digitales de suelos y crear mapas nacionales de carbono orgánico de suelo, para contribuir tanto a un mapa regional como al mapa global de lanzado hoy.

El proyecto está trabajando con los expertos en los países para reactivar el Sistema de información de suelos de Latinoamérica (SISLAC), el cual permitirá mejorar los datos que se tienen para informar las decisiones en los países y promover una mayor articulación entre los sistemas nacionales de información.

La FAO también trabaja para aumentar la conciencia pública de los tomadores de decisión al más alto nivel político sobre las Directrices voluntarias para la gestión sostenible de los suelos, que permiten promover prácticas de manejo sostenible de los suelos y un mejor ordenamiento en el uso de la tierra.

La FAO apoya la Alianza Mundial por el suelo (AMS) y sus alianzas regionales por Suramérica (ASS) y Mesoamérica, el Caribe y México (AMC), apoyando la implementación de su plan regional para la gestión sostenible de los suelos, basado sobre las prioridades identificadas por la región.

Conservación del suelo en la producción de algodón

El Proyecto Regional + Algodón, llevado a cabo por la FAO, el gobierno de Brasil, y siete países socios de América Latina y el Caribe, promueve la conservación del suelo bajo una mirada de sostenibilidad para generar cambios profundos y permanentes en los sistemas productivos.

Este proyecto de Cooperación Sur-Sur Trilateral es ejecutado en Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Haití, Paraguay y Perú.

En Perú, para el año 2018, se espera promover la incorporación diversas técnicas para  mejorar el contenido de materia orgánica del suelo y preparar los predios para un próximo cultivo (video del Proyecto + Algodón en Perú).

En Paraguay, el proyecto ha trabajado para promover el manejo sostenible del suelo en la producción algodonera, por medio de un modelo diversificado entre algodón y alimentos, además de abonos verdes para aumentar la materia orgánica y las capacidades productivas del suelo.

Más de mil personas en Paraguay y Perú han ampliado sus conocimientos en preparación de suelo y fertilización, entre otros temas, en el marco del Proyecto +Algodón.