22
Dom, May

Apropiación ilegal de tierras agrícolas

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Se sigue con el grave error de utilizar la palabra “avasallamiento” para calificar la actitud o delito de robar terrenos, tierras agrarias, propiedades, alegando derechos que no se tiene. No corresponde decir “avasallar”, que es igual que decir: “Invadir por la fuerza tierras ajenas y apoderarse de todo a más de esclavizar a quienes son legítimos dueños”. Quienes se apoderan de cualquier bien o propiedad ajena roban, hurtan, son ladrones, cometen latrocinio. Casi permanentemente hay denuncias sobre apropiación de tierras, lotes de terrenos, propiedades agrícolas, fincas y muchos bienes.

Al respecto circulan las siguientes respuestas: serán sancionados los culpables, serán adoptadas medidas, se devolverá lo robado, no habrá contemplación alguna para aplicar las leyes y menudean las promesas de toda laya, pero casi nada se hace en tal sentido; “se deja hacer y se deja pasar”. ¿Hay lenidad, descuido, indiferencia, complicidad o qué en las autoridades? Recurrir a los tribunales de justicia o a oficinas del Instituto Nacional de Reforma Agraria es, simplemente, perder el tiempo y no recibir siquiera “una palabra de consuelo” por el abuso que se comete y que, en muchos casos, se repite cada vez.

Quienes someten o hacen esclavos o siervos a otros son avasalladores. Los ladrones de propiedades ajenas son delincuentes avezados que hasta cometen crímenes con tal de apoderarse de los bienes ajenos. Lo grave está en que mientras las autoridades apliquen el “dejar hacer y dejar pasar”, la consumación de cualquier delito se hace común y el que delinque adquiere inmunidad.