30
Vie, Oct

Comida orgánica peor para el clima

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Los investigadores desarrollaron un nuevo método para evaluar el impacto climático de uso de la tierra, y se utiliza esto, junto con otros métodos, para comparar la producción de alimentos orgánicos y convencionales. Los resultados muestran que los alimentos orgánicos pueden generar emisiones mucho mayores.

“Nuestro estudio muestra que los guisantes orgánicos, cultivados en Suecia, tienen un impacto climático alrededor de un 50 por ciento mayor que los guisantes cultivado convencionalmente. Para algunos productos alimenticios, hay una diferencia aún mayor; por ejemplo, con el trigo de invierno orgánico sueco la diferencia está más cerca del 70 por ciento”, dice Stefan Wirsenius, profesor asociado de Chalmers y uno de los responsables del estudio.

La razón por la que la comida orgánica es mucho peor para el clima es que los rendimientos por hectárea son mucho menores, principalmente porque no se usan fertilizantes. Para producir la misma cantidad de alimentos orgánicos, por lo tanto, necesita una superficie de tierra mucho mayor.

El aspecto innovador del nuevo estudio es la conclusión de que esta diferencia en el uso de la tierra da como resultado que los alimentos orgánicos causen un impacto climático mucho mayor.

“El mayor uso de la tierra en la agricultura orgánica conduce indirectamente a mayores emisiones de dióxido de carbono, gracias a la deforestación” , explica Stefan Wirsenius. “La producción mundial de alimentos se rige por el comercio internacional, por lo que la forma en que cultivamos en Suecia influye en la deforestación en los trópicos. Si usamos más tierra para la misma cantidad de alimentos, contribuimos indirectamente a una mayor deforestación en otras partes del mundo”.

Incluso la carne y los productos lácteos orgánicos son, desde el punto de vista climático, peores que sus equivalentes producidos convencionalmente, afirma Stefan Wirsenius.

“Debido a que la producción de carne y leche orgánica utiliza materias primas orgánicas, también requiere más tierra que la producción convencional. Esto significa que los resultados sobre el trigo y los guisantes orgánicos en principio también se aplican a la carne y los productos lácteos. Sin embargo, no hemos hecho ningún cálculo específico sobre la carne y la leche, y no tenemos ejemplos concretos de esto en el artículo”, explica.

Una nueva métrica: el costo de oportunidad del carbono

Los investigadores utilizaron una nueva métrica, a la que llaman "Costo de oportunidad del carbono", para evaluar el efecto de un mayor uso de la tierra que contribuye a mayores emisiones de dióxido de carbono por deforestación. Esta métrica tiene en cuenta la cantidad de carbono que se almacena en los bosques y, por lo tanto, se libera como dióxido de carbono como efecto de la deforestación. El estudio se encuentra entre los primeros del mundo en utilizar esta métrica.

"El hecho de que un mayor uso de la tierra conduce a un mayor impacto climático no se ha tenido en cuenta a menudo en comparaciones anteriores entre alimentos orgánicos y convencionales", dice Stefan Wirsenius. “Esto es un gran descuido, porque, como muestra nuestro estudio, este efecto puede ser muchas veces mayor que los efectos de los gases de efecto invernadero, que normalmente se incluyen. También es grave porque hoy en Suecia tenemos políticos cuyo objetivo es aumentar la producción de alimentos orgánicos. Si se implementan esos objetivos, la influencia climática de la producción de alimentos sueca probablemente aumentará mucho ".

Entonces, ¿por qué los estudios anteriores no han tenido en cuenta el uso de la tierra y su relación con las emisiones de dióxido de carbono?

“Seguramente hay muchas razones. Una explicación importante, creo, es simplemente una falta anterior de métodos buenos y fácilmente aplicables para medir el efecto. Nuestro nuevo método de medición nos permite hacer comparaciones ambientales amplias, con relativa facilidad ”, dice Stefan Wirsenius.

Los resultados del estudio se publican en el artículo “La evaluación de la eficiencia de uso de la tierra Cambios para mitigar el cambio climático” en la revista Nature . El artículo está escrito por Timothy Searchinger, Stefan Wirsenius, Tim Beringer och Patrice Dumas. (https://www.nature.com/articles/s41586-018-0757-z