26
Jue, Nov

Hay que incentivar la producción agropecuaria

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Del Editorial de El diariodeLaPaz-En el inicio de todo gobierno, es normal reconocer que el país cuenta con grandes extensiones de tierras fértiles para emprender programas agrícolas. Se ha sostenido que ese sería un medio más que positivo para vencer a la pobreza, porque utilizar la tierra para producir alimentos, perfeccionar el trabajo de los campesinos y aumentar sustancialmente la producción implicaría creación de empleo y, de este modo, se podría reducir los altos índices de desocupación habidos en el país; pero solo se han cumplido en mínima parte los buenos propósitos por problemas que no han sido encarados para solucionarlos.

Uno de ellos es, innegablemente, el hecho de no realizar campañas en procura de que campesinos retornen a sus tierras y, una vez en ellas, se les provea de semillas, herramientas, maquinaria y asesoramiento técnico, previstos en la Ley de Reforma Agraria y nunca cumplidos. Otro aspecto no superado: combatir la carencia de educación en las áreas agrícolas y emprender el desarrollo de sus pueblos, construir establecimientos de salud, formar maestros rurales y personal médico auxiliar para la atención de sanatorios y hospitales. Finalmente, un tercer emprendimiento que es otorgar créditos a los campesinos con la debida legalización de los títulos agrarios, que deben servir tanto para realizar hipotecas y ser medios hereditarios, lo que hasta ahora no permiten las leyes.

El nuevo gobierno, conocedor de los graves problemas económicos, seguramente podrá encararlos, puesto que su solución daría lugar a salir de la crisis. Se trataría de dos programas de relevante importancia: mejorar la educación en las áreas rurales y promover el crecimiento de la agricultura, cuya inmediata consecuencia sería agrandar la respectiva industria, no solo en Santa Cruz, sino crear otros centros iguales en otros sitios del país que, igualmente, se convertirían en centros de desarrollo y creación de riqueza y empleo.