01
Dom, Ago

Sequía, bajos precios y contrabando afectan a pequeños productores indígenas y campesinos bolivianos

Agrícola
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La agricultura familiar, entendida como la unidad de producción de familias campesinas o indígenas que posee y explota pequeñas parcelas de tierra con recursos propios, proporciona en el 65% de los alimentos consumidos en el país.
Los pequeños agricultores atraviesan por dificultades provocadas por la sequía, los bajos precios y el contrabando, aseguraron René Cruz, dirigente campesino, y la indígena chiquitana Roxana Vaca Parapaino.

Esas aseveraciones fueron realizadas durante la presentación de la campaña “Agricultura familiar, futuro sostenible” que ejecuta la Plataforma Boliviana Frente al Cambio Climático (PBFCC) con el objetivo de visibilizar y resaltar la importancia estratégica del sector para la seguridad y soberanía alimentaria de la población boliviana, la reactivación económica y la lucha contra la crisis climática y de salud.

La agricultura familiar, entendida como la unidad de producción de familias campesinas o indígenas que posee y explota pequeñas parcelas de tierra con recursos propios, proporciona en el 65% de los alimentos consumidos en el país. Se estima que hay 800.000 unidades de agricultura familiar en Bolivia, dentro de las cuales se encuentran los 4.000.000 de afiliados de la CSUTCB.

“Todos los afiliados a la Confederación son productores en el campo y sufren de problemas como la sequía, heladas y granizadas. El seguro agrario no funciona y el apoyo técnico es mínimo”, lamentó René Cruz, secretario Desarrollo Productivo de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB).

Otra dificultad para los campesinos de las diferentes regiones del país es el contrabando, remarcó Cruz. “Nuestras comunidades producen legumbres y hortalizas de forma ecológica, mientras que los vecinos peruanos, que no lo hacen, bajan el precio de los productos, y nuestros afiliados tienen que vender a precio de gallina muerta”, reclamó el dirigente de la CSUTCB.

Por la misma situación pasan los pequeños agricultores indígenas de la Chiquitania, según Roxana Vaca Parapaino, pequeña agricultora de la Central de Comunidades Indígenas de chiquitos Turubo (CCICH-T), quien relató que su producción está almacenada mientras los precios mejoren.

“Para las mujeres es fundamental tener el sustento. Trabajamos arduamente los pequeños productores para poder conseguir un ingreso económico. Necesitamos un apoyo del gobierno departamental y nacional para poder tener el sustento bien fortalecido en nuestras comunidades.”, puntualizó Vaca.

Frente a estos problemas el dirigente campesino, René Cruz, adelantó que la CSUTCB elabora un plan de desarrollo agropecuario, planteando macro proyectos, sobretodo en el tema de riego para el altiplano, el valle y oriente.

Agricultura familiar frente a las múltiples crisis

Durante la presentación de la campaña “Agricultura familiar, futuro sostenible”, Juan Carlos Alarcón, técnico de la PBFCC, manifestó la importancia de apostar por la agricultura familiar como medida para enfrentar el cambio climático y reducir emisiones de gases de efecto invernadero.

Los pequeños productores requieren asistencia técnica, la regularización del derecho propietario, generar innovación tecnológica para mejorar la producción para alcanzar la competitividad que por ejemplo tienen en Perú, por estas razones es urgente discutir este año estos temas, por el aporte que hacen a la alimentación, al medio ambiente y también a la economía porque generan empleo, explicó el técnico de la PBFCC.

La PBFCC inició la campaña en mayo y terminará mediados de diciembre, tiempo en el cual se realizarán diferentes encuentros con los pequeños agricultores que contarán sus experiencias, sus fortalezas, debilidades, necesidades. Se busca poner en la agenda de la población, de los medios de comunicación y de las autoridades del sector para incidir en las políticas públicas.

Datos

- En Bolivia subsisten dos sectores productivos de alimentos: la agricultura a gran escala, sostenida por la agroindustria, y la agricultura tradicional, prácticamente sostenida por la agricultura familiar que contribuye a que la población tenga una alimentación más autónoma.

- En Bolivia existen 871.608 unidades productivas agropecuarias: 787.720 ocupan la pequeña propiedad hasta las 50 hectáreas; 68.113 ocupan propiedades de 50 a 1000; 4.983 de 1000 a 5000; 792 tienen propiedades más de 5 mil hectáreas (Censo Agropecuario 2013)

- La agricultura familiar produce mayor variedad de productos frescos de consumo diario entre hortalizas, tubérculos, frutas y cereales; frente a la agricultura no familiar (de gran escala), que concentra casi la totalidad de su producción en fibras, granos y cereales industriales (IISEC y CIPCA).

- La agricultura familiar cubre el 96% de los 39 productos de la canasta básica. El consumo interno de alimentos es abastecido en 65% por la agricultura familiar, el 3% por la agricultura no familiar y el 32% por importaciones.

//CJL