Sequía hace “estragos” en Santa Cruz. Soyeros declaran millonarias pérdidas y exigen transgénico

Agrícola
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La aprobación de nuevas. variedades de cultivos transgénicos es la alternativa para enfrentar los graves efectos climáticos que afecta a la agroindustria. Un inédito voto resolutivo conjunto entre tres entidades del sector agroproductivo de Santa Cruz, Cámara Agropecuaria de Pequeños Productores del Oriente, la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) y de la Federación Sindical  Única de Trabajadores Campesinos Productores Agropecuarios determinó exigir al Gobierno el uso de la biotecnología en la producción de alimentos.

El pedido surge a raíz de la sequía que afecta a Santa Cruz y al Chaco tarijeño,

la biotecnología se la pretende implementar para la producción de granos concretamente para la soya, maíz algodón, trigo y caña de azúcar.

El presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Marcelo Pantoja, estimó que las pérdidas ascienden a más de 150 millones de dólares, ya que estaría comprometida 40 por ciento de la producción esperada para la campaña de verano.

Su antecesor en ese cargo, Richard Paz, dijo hace un mes que el diálogo con el Gobierno estaba “agotado” y que en ese sentido las autoridades debían adoptar una decisión al respecto. Incluso una empresa argentina que produce semillas modificadas estuvo con el exdirectivo donde explicó las bondades de su producción.

El gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, lamentó que la sequía este “haciendo estragos” reportó que  400 mil toneladas se están perdiendo de soya  y 300 mil impactas por la sequía.

COMUNICADO

“Los máximos representes del sector agroproductivo emitieron un comunicado extenso, la urgente autorización que se está esperando para utilizar la biotecnología, la sequía está haciendo estragos en Santa Cruz y Chaco, 400 mil toneladas se están perdiendo de soya y 300 mil impactadas por la sequía”, declaró en el programa Antes del Mediodía de Fides.

Detallan pérdidas económicas en la campaña de verano 2018- 2019 en soya de $ 158 millones en maíz $ 10 millones y reportan la disminución de producción  por pérdida y rendimiento más de 600 mil toneladas solo de esos dos productos.

Según datos de IBCE, La biotecnología tiene que ver con los “organismos genéticamente modificados” y es un aporte al medioambiente con la disminución del uso de agua, por la menor pulverización de químicos agrícolas, además de la disminución del consumo de diésel en el laboreo agrícola, con una importante disminución de emisiones de CO2, mejorar la calidad de los alimentos, para el 2009, por lo menos 25 países y más de 14 millones de agricultores utilizaban ya esta técnica en una superficie de 134 millones de hectáreas,

La biotecnología como forma de producción convive con otras formas de producción como la agricultura convencional y la producción orgánica, sin ser una competidora de estas.

“MURALLA” DE LEYES

Expertos en el tema señalaron que para que el Gobierno apruebe nuevos cultivos transgénicos será necesario derribar una virtual “muralla de leyes y disposiciones”, desde la propia Constitución que estableció en el Artículo 225 la prohibición de importaciones, producción y comercialización de Organismos Genéticamente Modificados (OGMs) y elementos tóxicos que dañen a la salud y al medioambiente. Asimismo, estableció la conformación de un Comité de Bioseguridad que nunca fue constituido, siendo su misión considerar nuevos eventos transgénicos.

 

El experto Manuel Menacho explicó que en el mismo cuerpo legal el Artículo 116 señala que el Estado tiene la obligación de garantizar la seguridad alimentaria, a través de una alimentación sana, adecuada y suficiente para toda población.

 

La Ley 300 de la Madre Tierra establece en su Artículo 24, numeral 7que el Gobierno debe desarrollar acciones para proteger del patrimonio genético de la agrobiodiversidad prohibiendo la introducción de semillas genéticamente modificadas al territorio nacional. El numeral 8 dispone que el Gobierno debe generar acciones que se orienten a la eliminación gradual de cultivos transgénicos.