18
Mar, May

Crisis de la industria estatal y privada

Agroindustria
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Mientras el sector estatal de la industria registra una situación crítica por estar funcionando con niveles de baja productividad, el sector privado industrial que subsiste precariamente, atraviesa una situación que sus representantes no han dejado de calificarla como como crítica e inclusive hasta supercrítica.

En forma general, ese orden de cosas significa para la economía nacional un panorama poco optimista y permite considerar que el presente año será de dificultades en diversos sentidos y con pocas perspectivas de recuperación.

El sector industrial privado, que sostiene en alta proporción la economía nacional, sufre problemas desde hace dos o tres décadas, pero en tiempos recientes tuvo que soportar dificultades que, según la Cámara de Industrias, significan reducción del 11 menos por ciento con referencia al Producto Interno, lo cual determinó demora del 32 por ciento en la renovación del parque tecnológico.

En cuanto al sector industrial del Estado, sus problemas no son menores por falta de capital, carencia de recursos técnicos, falta de mercados, bajo consumo, e inclusive clausura de sus actividades por causas atribuibles a factores de previsión y sentido realista. Entre otros casos se cita, a amanera de ejemplo, el proyecto de la planta de amoniaco y urea de Bulo Bulo, paralizado por falencias administrativas, o la empresa BoA que solicitó al gobierno un cuantioso fondo financiero para seguir volando.

Las causas de la crisis industrial estatal son diversas y se destaca que sus inversiones fueron cuantiosas, pero son ineficientes y requieren respaldo oficial. Pero, además, se presentaron factores imprevistos como la pandemia del covid-19 y el bajón de los ingresos del país por el derrumbe de los precios de las materias primas de exportación, que cayeron en alrededor del 60 por ciento.

El gobierno anunció un plan de reactivación de la economía con base en el aporte de fondos y la mejora de los índices de consumo de la población, que podrían reactivar la industria, programa discutible y se espera dé resultados a los sectores industriales.