24
Dom, May

Impacto del coronavirus en economía pública y privada

Agroindustria
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La pandemia del coronavirus (Covid-19), ha generado una de las interrupciones políticas, sociales y económicas globales más abruptas en nuestro país y es la segunda, posterior a la crisis de octubre 2019, causando en las empresas u organizaciones dificultades de gran magnitud, razón por la que urge presentar algunas medidas de resiliencia a los Directores de las empresas y organizaciones, señaló el investigador y escritor Fernando Eduardo Miranda Mendoza.

Señaló que el buen desempeño de las empresas u organizaciones en esta coyuntura podría desarrollar un efecto duradero en su reputación corporativa y en su marca. Más aún, considerando la transición y adaptabilidad de los trabajadores a un trabajo remoto, como el teletrabajo o el trabajo a distancia. Pudiendo generar nuevas oportunidades para aprender a realizar negocios a largo plazo. Consideremos entonces que este reto nos pone ante un momento clave e importante en la historia del país.

La pandemia –dijo– está frenando la economía global y local, los efectos ocasionados por la cuarentena, el aislamiento, la restricción de viajes y cierre de fronteras están impactando significadamente a la economía; a las múltiples industrias y sobre todo los mercados financieros están castigando a los inversores.

“Hasta el momento, los infectados, los nuevos contagios y las tasas de mortalidad, influyen negativamente en las actividades comerciales y financieras, debiendo en consecuencia, los Estados adoptar medidas tributarias, fiscales y monetarias masivas. El tráfico comercial -privado y público- y la actividad empresarial deben adecuarse rápidamente para afrontar estas circunstancias, de lo contrario nos veremos vulnerables ante esta realidad que, por el momento, no se sabe cuándo finalizará”, dijo.

En su opinión, en casi todos los países del mundo y particularmente en Sud América se están adoptando medidas urgentes de seguridad sanitaria, con el fin de mitigar la propagación de este virus altamente contagioso, por este motivo, en nuestro país fue necesario implementar el estado de emergencia sanitaria mediante Decreto Supremo 4200; a raíz de esta medida muy severa, las empresas, organizaciones y unidades económicas deben adoptar y concentrarse en la transición del trabajo físico (regular) al trabajo remoto (en línea) por un período de tiempo indeterminado. Conforme a estas inauditas condiciones, nos preguntamos: ¿Cuál será el rol que deberá asumir el Directorio de la empresa u organización durante este periodo de transición?

Respondiendo a la interrogante y los cuestionamientos sobre la situación de la empresa para afrontar la crisis del Covid-19, el investigador Fernando Eduardo Miranda Mendosa realizó algunas sugerencias o medidas a los Directorios y la Alta Gerencia, para el manejo de la gestión durante la crisis.

“Nuestra intención no es abordar decisiones asociadas con la desaceleración económica y medidas restrictivas, sino nuestro enfoque se centra en gestionar los efectos de una transición adecuada a las circunstancias y a la naturalización de una nueva cultura corporativa”, dijo.

Medida 1. El Directorio debe tener conocimiento de su lugar en la organización: El Directorio debe ajustarse a las líneas de acción que asume la alta gerencia. La Alta Gerencia es responsable de desarrollar e implementar estrategias oportunas para proteger la salud de la fuerza laboral. El Directorio es el responsable de asesorar a la gerencia mientras se ejecuta el plan de toda la organización (stakeholders) para afrontar la crisis y monitorea sus resultados y progreso. Los Directores deben ser empáticos para apoyar con el recargado trabajo de la Alta Gerencia o Gerente General.

Medida 2. ¿Qué debe comprender el plan de comunicación interna?: La comunicación es vital para afrontar cualquier crisis. Los medios, canales e información deben ser claros y concretos. En este sentido la información interna y externa es muy importante para los empleados de la organización. El Directorio debe preguntarse (y en su caso, cuestionar a la Alta Gerencia) ¿Cuál es el plan, los objetivos y el contexto de la información? ¿Existe una cadena apropiada de comunicaciones entre los líderes y los empleados? ¿los lideres tienen un sistema adecuado para emitir y solicitar información a sus empleados, para que éstos no se sientan desolados? ¿Las comunicaciones internas transmiten empatía a los empleados? ¿La información de la empresa tiene una proyección a futuro? Es importante que la empresa u organización brinde en sus comunicaciones información sólida y confiable, ya que será muy importante para los empleados, ya que ellos pueden caer en depresión, incertidumbre o negatividad.

Medida 3. La importancia de consultar a la Alta Gerencia, sobre la transición del tele trabajo en la empresa u organización: Algunas empresas u organizaciones pueden ser altamente móviles (gracias a su actividad principal, tecnología o conectividad) y su transición no dará a lugar a un trauma corporativo, sin embargo, esta transición puede presentar desafíos para las organizaciones conservadoras que se encuentran varadas en sus oficinas e instalaciones físicas. Es de suma importancia que el Directorio consulte a la Alta Gerencia qué está haciendo la empresa u organización para respaldar la tecnología, las herramientas y los desafíos culturales corporativos por el cambio repentino -o incluso improvisado- al trabajo virtual o tele trabajo, si corresponde.

Medida 4. Fomentar el desempeño de los nuevos líderes que emergen de la crisis: Estos son tiempos complicados y críticos. Todos en la organización, desde los mandos altos a los bajos, serán puestos a prueba en esta batalla. El Directorio debe alentar a la Alta Gerencia para que supervise el desempeño de los trabajadores que sobresalgan como líderes en esta coyuntura. La historia nos enseñó que muchas generaciones de líderes han desarrollado sus habilidades en circunstancias críticas o complicadas. Esta situación crítica es una magnífica oportunidad para que los miembros del equipo resalten y muestren de qué están hechos.

Medida 5. “Cuando al fin salga el sol”, el Directorio deberá solicitar a la Alta Gerencia que realice una evaluación posterior a la crisis: Las empresas u organizaciones que no estuvieron preparadas para esta crisis, deberán desarrollar un proceso para capturar las lecciones aprendidas en tiempo real, antes de que los recuerdos se desvanezcan. Es importante diseñar planes, estrategias y procedimientos para que la empresa supere interrupciones comerciales abruptas -incluida una pandemia global-, la empresa u organización deberá actualizarse utilizando estas lecciones aprendidas y, como se señaló en líneas anteriores, los empleados que desarrollaron un liderazgo notorio ante la crisis, deberán ser distinguidos.

Medida 6. Asegúrese de que la empresa u organización se concentre en sus clientes: La crisis puede presentar oportunidades para profundizar las relaciones con los clientes o usuarios. Ahora es el momento de pensar de manera inmediata sobre cómo servir con “calidad” al cliente o usuario, particularmente para aquellas empresas que se encuentren en aprietos. Esta medida ayudará a diferenciar las empresas que son flexibles y ágiles de las que no lo son.

Medida 7. El Directorio con la cooperación de la Alta Gerencia, deberá concretar oportunidades de mejora sobre las políticas y procedimientos de trabajo remoto (teletrabajo o home office): La empresa u organización pudo implementar el teletrabajo como estrategia corporativa ante la crisis y la coyuntura, pudo haber realizado un uso adecuado de las tecnologías o no; sin embargo, la experiencia obtenida permitirá realizar dicha actividad como mayor eficiencia en el futuro. Estas lecciones recibidas pueden ser