18
Mar, May

Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Médicos abusan de antibióticos para tratar niños con COVID-19
Por: Aleida Rueda A pesar de que los antibióticos han reducido de manera dramática la mortalidad infantil en el mundo, hay cada vez más evidencia de que su uso indiscriminado está asociado con cambios negativos en la microbiota intestinal, que debilitan el sistema inmunológico

Luego de una extensa revisión bibliográfica, un grupo de investigadores publicó un artículo en el que reportan que el uso de antibióticos durante los primeros años de vida podrá hacer que padecimientos como asma, obesidad y enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se vuelvan “más agudos o más frecuentes en el futuro”.

“Los antibióticos han cambiado la vida humana y han salvado vidas de millones de niños; eso es una realidad. Pero otra realidad es que la mayoría de las veces que se prescriben antibióticos a niños, no hacen falta”.
Francisco Guarnier, asesor en gastroenterología, Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR), Barcelona
“El consumo de antibióticos sigue en aumento, e incrementan el riesgo de diversas enfermedades crónica no transmisibles, [por lo que] la incidencia de tales enfermedades seguirá aumentando”, dijo a SciDev.Net Francisco Guarner, asesor en gastroenterología en el Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR), Barcelona, y uno de los autores del artículo publicado en Frontiers in Cellular and Infection Microbiology.

Las decenas de artículos incluidos en la revisión dan cuenta del impacto de estos medicamentos en la microbiota o microbioma intestinal, que es el conjunto de microorganismos que habitan el tracto grastrointestinal del ser humano y que permite, gracias a una compleja red de conexiones, regular el sistema inmunológico.

Estos microorganismos cumplen una función defensiva pues compite patógenos externos por espacio y nutrientes. Así evita que los microbios adversos invadan el intestino y generen enfermedades.

Por eso importan tanto las bacterias benéficas, especialmente en los primeros años de vida. “Una alta diversidad de microbios en el intestino primeros años de vida. “Una alta diversidad de microbios en el intestino hace que el sistema inmune sea más eficaz y se equivoque menos”, dijo Guarner.

Pero esa capacidad disminuye cuando se administran antibióticos en niños de manera indiscriminada. “Los antibióticos hacen que muchas bacterias sensibles a los antibióticos caigan en su abundancia y ese lugar lo ocupen otras bacterias resistentes”, explicó Guarner.
Ese cambio en la diversidad y composición de la microbiota por el efecto de antibióticos en la infancia temprana se ha asociado con el desarrollo de asma, alergias, obesidad y un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria conocida como enfermedad de Crohn.

Por ejemplo, en estudio con 236 niños en Finlandia reportó que el uso de antibióticos estuvo asociado con cambios en su microbiota y un mayor índice corporal en comparación con niños que no consumieron estos medicamentos.

“El uso de macrólidos [un tipo de antibióticos como la azitromicina y la claritromicina] puede alterar la microbiota en los bebés de tal manera que predispone al aumento de peso y al asma en la infancia posterior”, describen los autores.

 

Estos problemas se han vuelto más preocupantes debido al incremento en el uso de antibióticos, que se venden muchas veces sin receta o por internet. Un informe de 2018 reportó que entre 2000 y 2015 el uso de antibióticos aumentó 65 por ciento, con importantes incrementos en los países en desarrollo.

Acercar la ciencia al desarrollo mediante noticias y análisis
Médicos abusan de antibióticos para tratar niños con COVID-19
Por: Aleida Rueda

A pesar de que los antibióticos han reducido de manera dramática la mortalidad infantil en el mundo, hay cada vez más evidencia de que su uso indiscriminado está asociado con cambios negativos en la microbiota intestinal, que debilitan el sistema inmunológico.

Luego de una extensa revisión bibliográfica, un grupo de investigadores publicó un artículo en el que reportan que el uso de antibióticos durante los primeros años de vida podrá hacer que padecimientos como asma, obesidad y enfermedad inflamatoria intestinal (EII) se vuelvan “más agudos o más frecuentes en el futuro”.

“Los antibióticos han cambiado la vida humana y han salvado vidas de millones de niños; eso es una realidad. Pero otra realidad es que la mayoría de las veces que se prescriben antibióticos a niños, no hacen falta”.
Francisco Guarnier, asesor en gastroenterología, Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR), Barcelona
“El consumo de antibióticos sigue en aumento, e incrementan el riesgo de diversas enfermedades crónica no transmisibles, [por lo que] la incidencia de tales enfermedades seguirá aumentando”, dijo a SciDev.Net Francisco Guarner, asesor en gastroenterología en el Instituto de Investigación Vall d’Hebron (VHIR), Barcelona, y uno de los autores del artículo publicado en Frontiers in Cellular and Infection Microbiology.

Las decenas de artículos incluidos en la revisión dan cuenta del impacto de estos medicamentos en la microbiota o microbioma intestinal, que es el conjunto de microorganismos que habitan el tracto grastrointestinal del ser humano y que permite, gracias a una compleja red de conexiones, regular el sistema inmunológico.

Estos microorganismos cumplen una función defensiva pues compite patógenos externos por espacio y nutrientes. Así evita que los microbios adversos invadan el intestino y generen enfermedades.

Por eso importan tanto las bacterias benéficas, especialmente en los primeros años de vida. “Una alta diversidad de microbios en el intestino primeros años de vida. “Una alta diversidad de microbios en el intestino hace que el sistema inmune sea más eficaz y se equivoque menos”, dijo Guarner.

Pero esa capacidad disminuye cuando se administran antibióticos en niños de manera indiscriminada. “Los antibióticos hacen que muchas bacterias sensibles a los antibióticos caigan en su abundancia y ese lugar lo ocupen otras bacterias resistentes”, explicó Guarner.
Ese cambio en la diversidad y composición de la microbiota por el efecto de antibióticos en la infancia temprana se ha asociado con el desarrollo de asma, alergias, obesidad y un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria conocida como enfermedad de Crohn.

Por ejemplo, en estudio con 236 niños en Finlandia reportó que el uso de antibióticos estuvo asociado con cambios en su microbiota y un mayor índice corporal en comparación con niños que no consumieron estos medicamentos.

“El uso de macrólidos [un tipo de antibióticos como la azitromicina y la claritromicina] puede alterar la microbiota en los bebés de tal manera que predispone al aumento de peso y al asma en la infancia posterior”, describen los autores.

Estos problemas se han vuelto más preocupantes debido al incremento en el uso de antibióticos, que se venden muchas veces sin receta o por internet. Un informe de 2018 reportó que entre 2000 y 2015 el uso de antibióticos aumentó 65 por ciento, con importantes incrementos en los países en desarrollo.