11
Mar, Ago

Diario El Mundo de España Operación chavista para esconder fraude de Morales

Internacional
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

La venganza socialista contra Luis almagro de la OEA

En una nota publicada en el diario español Mundo se relaciona al informe que pone en duda el fraude en las elecciones de 2019 en Bolivia, alojado en la web del Washington Post, con un movimiento chavista en Estados Unidos.

El informe en cuestión menciona que el apagón de 23 horas durante el domingo electoral del 20 de octubre no habría afectado la tendencia a favor de Morales, que necesitaba superar el 10% de ventaja para evitar la segunda vuelta.

En la publicación titulada "La operación chavista en Washington que busca esconder el fraude electoral de Evo Morales" se menciona que el informe del blog del Washington Post es "estadístico intranscendental encargado por el principal lobbyista de Nicolás Maduro en EEUU, Mark Weisbrot, viejo conocido en Venezuela por su relación con Hugo Chávez".

En el análisis publicado en El Mundo sostiene que el objetivo del informe es claro: justificar lo sucedido a finales del 2019 y convertirlo en un "golpe de Estado" con miras a limpiar la imagen del MAS de cara a las próximas elecciones de mayo.

Detrás del informe está Mark Weisbrot, director del Center for Economic and Policy Research (CEPR), "una mezcla de hooligan y de asesor del chavismo" desde tiempos de Chávez, que incluso acompañaba al actor Sean Penn en sus visitas al "comandante eterno".

La OEA cuestionó el informe

La inmediata respuesta de la Organización de Estados Americanos (OEA) al informe publicado en el Washington Post fue concluyente: "El artículo no es honesto, ni está basado en hechos ni está completo. Sobre todo, no es científico. Contiene innumerables falsedades, inexactitudes y omisiones". Y, sobre todo, se centra solo en una de las múltiples irregularidades encontradas.

La organización que dirige Luis Almagro afirma que el artículo ignora los principales descubrimientos de sus técnicos: cambios en las hojas de recuento, falsificación de las firmas de los funcionarios electorales, la existencia de dos servidores ocultos y sin autorización donde se manipularon datos y se falsificaron las hojas de recuento, la falta de cadena de custodia y las inexplicables incoherencias en el número de votos emitido.