27
Mar, Oct

Virus se extiende en mercados y 80 comerciantes falleciero

Actualidad
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Hay vendedoras que aún estando infectadas salen a los mercados ya sea para vender o para aprovisionarse de productos. Nos son rigurosas en los cuidados

Pamela Pomacahua / La Paz Unos 80 gremiales perdieron la vida a causa del coronavirus en Beni, Santa Cruz, Cochabamba y La Paz por no tomar en cuenta las medidas de bioseguridad. Algunas comerciantes que tienen los síntomas de la Covid-19 continúan vendiendo en los mercados.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Gremiales de Bolivia Francisco Figueroa informó que en Beni es donde más comerciantes perdieron la vida. “Nosotros tenemos como 80 muertos desde que la pandemia llegó a nuestro país. En Beni es donde más muertos se tiene, luego están Santa Cruz, Cochabamba y La Paz”, señaló.

Figueroa contó que en el ampliado nacional de la anterior semana, los dirigentes de las federaciones informaron de las muertes de los gremiales e hicieron un minuto de silencio por esas almas.

Dos millones de comerciantes

A nivel nacional hay alrededor de dos millones de comerciantes, informó Figueroa. En la ciudad de La Paz hay cerca de 40.000 gremiales. Desde el 1 de junio las actividades para ese sector se limitaron a trabajar de lunes a viernes. Los sábados y domingos -de acuerdo con el Decreto Supremo 4229- no se permite ningún tipo de actividad. Sin embargo, hay comerciantes que rompen esa disposición.

El médico infectólogo Juan Saavedra afirmó que si las personas que venden no se lavan las manos constantemente y no toman el metro de distancia, que es lo recomendable, es más fácil que se contagien del virus. “Es un foco de contagio donde hay aglomeración”, señaló.

El registro de fallecidos de gente de este sector fue seguido por los medios de comunicación y las redes sociales. El 15 de abril, el municipio de La Guardia (Santa Cruz) confirmó la muerte de una vendedora de 66 años. Las autoridades locales determinaron el cierre del mercado por siete días.

Un mes después, en la ciudad de Cochabamba un joven de 34 años que vendía y arreglaba celulares en el centro de la ciudad perdió la vida como consecuencia del virus. “Él creía que se trataba de un resfrío y continuó trabajando”, contó su tío, que pidió reserva en su nombre.

El 18 de julio, una comerciantes que vendía fruta falleció luego de dar positivo al virus. La señora se encontraba enferma de diabetes. “Ella era de la tercera edad y no pudo vencer al virus”, informaron medios locales de Beni. Estos son tres casos de los 80 comerciantes que perdieron la vida a causa de la Covid-19.

En la ciudad de La Paz, en el mercado de Villa Fátima cuatro comerciantes no pudieron vencer al virus. “Tres mujeres y un hombre murieron en las últimas tres semanas. Da miedo salir a vender, ¿pero qué podemos hacer? Tenemos que salir a ganar el pan de cada día”, dijo una comerciante que pidió no revelar su nombre.

Testimonios

“No sé en qué momento me contagié. Tenía la mascarilla, pero no los guantes y no me lavé las manos en su momento”, contó una mujer. Agregó que la Alcaldía, al principio de la cuarentena, instaló los lavamanos, pero después éstos dejaron de funcionar y ya no hay dónde lavarse.

En las calles de Villa Fátima ya no se ve presencia de guardias municipales ni de la Policía, peor de militares. “Ellos sabían exigir los barbijos, guantes y controlaban a las personas en el ingreso al mercado”, contó Martha.

“Ya pasó una semana de estar en mi casa con el virus. Estoy un poco mejor ahora, pero aún me siento débil. Voy a la Rodríguez a comprar las verduras y le dejo a mi hermana en el puesto para que venda”, señaló otra vendedora, que pone en riesgo a sus caseras.

Acuerdos no cumplidos

En mayo, la Alcaldía y la dirigencia de las tres federaciones de gremiales de La Paz llegaron a un preacuerdo para aplicar el protocolo de seguridad de cinco puntos a fin de que los comerciantes vuelvan a salir a vender en vía pública. Uno de esos acuerdos era que cada una de las comerciantes debería someterse a control médico realizado por el municipio.

“Ningún médico ha venido a revisarnos ni nada. Y no se puede ir al hospital porque están llenos”, señaló otra comerciante. “Pero un joven viene con su fumigador y le pagamos un boliviano”, dijo.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Gremiales de Bolivia informó que para que no haya aglomeración en los mercados se decidió que salgan a vender día por medio. Esta medida no siempre se cumple.

Cierre de mercados
Dos mercados de la ciudad de La Paz tuvieron que cerrar sus puertas por 14 días. El mercado Haití, ubicado en la zona Miraflores, fue el primero en registrar la muerte de un comerciante por el coronavirus. La noticia corrió como reguero de pólvora. Las vecinas realizaron protestas en contra de la víctima por no aislarse como es debido.

La esposa del afectado, que tenía otro puesto de venta de carne en ese centro de abasto, y su hijo dieron positivo. En ese entonces, la directora de Mercados del Municipio Paola Valdenasi determinó que las comerciantes porten su certificado de alta médica.

Hace tres días, la Alcaldía cerró el mercado Yungas también por 14 días de forma preventiva debido a la sospecha de dos casos de Covid-19. Durante la intervención se reportaron más casos sospechosos.

En El Alto, una comerciante del Distrito 3 se desvaneció en su puesto de venta. La mujer fue trasladada al hospital Agramont, pero perdió la vida. Sus compañeras dijeron que tenía síntomas de la Covid.

La Alcaldía de La Paz y Epsas instalaron lavamanos y cámaras de desinfección, pero ya no funcionan.