29
Mar, Sep

ABT lanza su Campaña Corazón Marrón beneficiando a 800 niños ignacianos

Forestal
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Corazón Marrón es un programa nacional de responsabilidad social de la ABT, que promueve la elaboración y distribución de productos a base de madera decomisada en el territorio nacional, como resultado de sus operativos de fiscalización y control, que luego es procesada y transformada en mueblería escolar y de apoyo para diferentes instituciones con fines sociales.

La Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra ABT, ha logrado materializar el programa, con el apoyo de su equipo técnico de trabajadores de la madera e instituciones como la Cámara Forestal de Bolivia, que ha apoyado con el servicio de maquinado y dotación de muebles e insumos para su fabricación y las FFAA aportando con la mano de obra. Gracias a ello, San Ignacio de Velasco es el primer municipio beneficiado por Corazón Marrón de la ABT, con muebles escolares de madera de especies semipreciosas, consistentes en 400 mesas y 800 sillas, con un valor de Bs. 384 mil, que beneficiarán a unidades educativas urbanas y rurales de la zona.

El 48% del territorio nacional está constituido por bosques y contamos con 10.2 millones de hectáreas bajo manejo forestal en el país, de las cuales, 866.245 hectáreas cuentan con certificación internacional. En ese sentido, la autoridad nacional que encabeza la ABT, Víctor Hugo Añez, reafirmó su compromiso de proteger los bosques y tierra y llevar adelante una gestión que promueva desarrollo sostenible. “Contamos con 26 unidades operativas en todo el país, que operan permanentemente para evitar el tráfico ilegal de madera y a su vez, orientando a los usuarios forestales para que desarrollen sus actividades de manera responsable con el medio ambiente”, concluyó Añez.

Por su parte el alcalde de San Ignacio, Moisés Fannor Salces, agradeció a la ABT por la entrega y manifestó que están trabajando de manera coordinada para materializar acuerdos importantes, que pongan en funcionamiento las Agrupaciones Sociales de Lugar (ASL)  y reactivar el sector forestal local.