06
Lun, Abr

El fuego en la Chiquitania afectó a 10 de las 16 cuencas de Santa Cruz

Medioambiente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Un estudio indica que hace falta evaluar el impacto de los incendios en la calidad del agua y el estado de los ríos en la zona. Las poblaciones que consumen el líquido podrían verse afectadas.


Wara Arteaga / Página Siete.-De las 16 cuencas del departamento de Santa Cruz, diez fueron afectadas por el megaincendio de la Chiquitania que se registró entre julio y octubre del año pasado. El informe de la Fundación para la Conservación del Bosque Chiquitano (FCBC) indica que la cuenca más perjudicada fue Curichi Grande con un millón 200 mil hectáreas dañadas.

Por orden de afectación, las cuencas Curichi Grande, Iténez Sur, San Miguel, la cuenca del río Tucavaca, Paraguá, San Martín, Blanco, San Julián, Cáceres y Parapetí registraron daños.

Luego del incendio del bosque seco chiquitano, el viento arrastró las cenizas hasta los ríos, lo que afectó a la calidad del agua y en consecuencia a la población de peces y macro invertebrados. Además las personas y los animales domésticos que consumen el líquido podrían verse afectados.

El informe aclara que sólo se realizó la identificación de la superficie afectada y que hace falta evaluar el impacto del fuego en la calidad del agua y el estado de los ríos, lagunas y humedales.

“Por la dimensión de los incendios se estima que hubo mucha ceniza y que durante la estación de lluvias discurrirá hacia las fuentes de agua, poniendo en riesgo el uso humano y animal e impactando sobre la biodiversidad y las funciones ecosistémicas”, acota el estudio.

En octubre, la Gobernación de Santa Cruz mandó una comitiva de expertos hasta las áreas afectadas para emitir un informe de evaluación de daños. Según los reportes, en algunas lagunas estacionales se pudo observar que las cenizas formaron una especie de película en el agua.

“Son datos preliminares. Preocupa que esto puede generar cambios en el PH (potencial hidrogenado) del agua y por ende en toda la fauna relacionada con los sistemas acuáticos, hay lagunas estacionales que no son permanentes que se van conformando cuando llueve, lagunas estacionales que contienen peces y que hacen parte de toda la cadena trófica. Éstas lagunas estacionales son las que podrían estar siendo afectadas por la acumulación de cenizas y por ende afectarían a estas especies de peces”, explicó la vocera de Medio Ambiente de la Gobernación de Santa Cruz, Pamela Rebolledo.

Detalló que se realizó un análisis físico-quimíco del agua, pero aún no se tienen los resultados. Además -dijo- se estudiará la composición química del suelo para evaluar los daños.

En septiembre pasado, cuando aún no se había sofocado el fuego que acababa con el bosque, el municipio de San Matías reportó centenares de peces muertos encontrados en el puente Roxana. No fue el único caso.

“Lo que sucede es que cuando se generan cenizas en el bosque y llega al agua se juntan con ambientes acuáticos, lo que hacen éstos es taponear las agallas de los peces, esos son sus pulmones donde se realiza el intercambio gaseoso. Por otro lado se remueve la materia orgánica de los ojos de agua, que demanda altas cantidades de oxígeno para podrirse, se pierde el oxígeno que necesitan y muchos peces mueren”, explicó Rebolledo.

 

La amenaza del mercurio en las cuencas del norte

El informe denominado Bioma Amazónico frente a la contaminación por mercurio -realizado por ONU Medio ambiente, WWF, Gaia Amazonas- detalla que la contaminación por mercurio (una de las seis sustancias químicas más peligrosas para la salud) se ha incrementado en los países del sur global. Una de las principales fuentes de uso es la minería informal e ilegal.

“Bolivia se ha convertido en el segundo mayor emisor de mercurio en Latinoamérica por minería de oro, después de Colombia, con un promedio de 133.1 toneladas de mercurio emitidas por año”, indica el informe publicado el 2019.
Detalla que alrededor del 47% de estas emisiones provienen de la minería informal e ilegal. “Las cuencas de los ríos Beni y Madre de Dios son puntos críticos de polución por mercurio”, dice.

El informe explica cómo, a pesar de que el mercurio existe de forma natural en la Amazonía, durante los últimos años se ha aumentado progresivamente su presencia debido al crecimiento de la demanda de oro en el planeta, y por ende el incremento acelerado de la minería de oro informal e ilegal que utiliza el metal

“En este sector no hay minería de mercurio primario, por lo cual prácticamente todo el mercurio que se emite y se libera desde esta región se importa de otras latitudes: Europa, Estados Unidos y recientemente de países como México e Indonesia.

 

El tiempo en Santa Cruz

PRONÓSTICO POR REGIONES

Pronósticos del clima en Bolivia