Tras incendios en Santa Cruz, Morales justifica los chaqueos

Medioambiente
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

En octubre de 2015, el Jefe de Estado afirmó: “No quisiéramos chaquear en el oriente ni en el monte virgen, pero si no chaqueamos, ¿de qué vamos a vivir?”.
Tras incendios en Santa Cruz, Morales justifica los chaqueos El presidente Evo Morales da una conferencia tras sobrevolar la zona del incendio. Foto:ABI SOCIEDAD

Página Siete / La Paz.- El presidente Evo Morales justificó los chaqueos, después de sobrevolar la zona del incendio en Roboré (Santa Cruz). La autoridad informó que se previeron dos “centros de concentración” para familias damnificadas.

“Es importante el control del chaqueo correspondiente, pero también quiero que sepan: las pequeñas familias si no chaquean, ¿de qué van a vivir?, ese es el pequeño productor”, afirmó el Jefe de Estado.

No es la primera vez que el mandatario justifica las quemas de ese tipo. En octubre de 2015, también justificó el uso del chaqueo para la producción de alimentos.

“No quisiéramos chaquear en el oriente boliviano ni en el monte virgen, pero, si no chaqueamos, ¿de qué vamos a vivir?”, expresó el mandatario cuando se promulgó la Ley 755 , que establece la política general y el régimen jurídico de la Gestión Integral de Residuos.

Ayer, cuando Morales fue consultado sobre si se requería ayuda internacional, respondió: “No es necesario. Estamos preparados, saludo la solidaridad del pueblo boliviano, pero en este momento no es necesario”.

Antes del sobrevuelo

Por la mañana, antes de realizar un sobrevuelo por la zona afectada, el Jefe de Estado manifestó: “De acuerdo a la primera información que tenemos, es que es casi difícil de parar el incendio, queremos ser muy sinceros con la población”.

En ese marco, Morales afirmó que la tarea de los efectivos es “evitar cualquier daño humano”, lo que significa evacuar.

“Cuando se presentan problemas de desastres naturales, lo primero que hay que cuidar es el tema es salud, evitar daños humanos”, manifestó ante los pobladores para los cuales llevó ayuda humanitaria.

Tras sobrevolar el lugar, Morales declaró que el incendió, según le dijeron habitantes del lugar y autoridades locales, se había reducido en un porcentaje considerable. “Según pobladores y autoridades, hoy día ha bajado un 70% el incendio”, dijo.

El Jefe de Estado mencionó que un helicóptero hizo más de 70 descargas de miles de litros de agua para menguar el fuego. El mandatario explicó que, además de esa aeronave, hay otros dos helicópteros. El primero, destinado a sofocar las quemas, y, el segundo, dedicado exclusivamente a evacuar.

El Jefe de Estado informó que a la zona están llegando más efectivos y bomberos de La Paz, y que el plan es sofocar el fuego en ese lugar y de ahí pasar a los otras localidades vecinas en las que hay afectación, pero no de la magnitud de la que hay en Roboré.

“Hemos entregado los víveres, todo lo que se pedía. No hay otras demandas, pedidos de las familias en Roboré. No se ha podido llegar a otros municipios, pero también comentan que no es tan grande como ha sido en Roboré”, afirmó el Jefe de Estado.

El Primer Mandatario informó que se previó dos centros de concentración para familias damnificadas, uno en Roboré y el otro en San José de Chiquitos.


Exigen declarar desastre nacional

Plataformas que defienden el medioambiente exigieron ayer declarar estado de desastre nacional, además de abrogar las normas que autorizan el desmonte, entre otros puntos.

“Que se declare el estado de desastre nacional para permitir la movilización urgente de recursos y medios, así como ayuda internacional de países vecinos con equipos y personal especializado para atender este tipo de catástrofe”, es el primer punto de su pronunciamiento.

Los activistas solicitaron abrogar la Ley 741, el Decreto Supremo 3973, y las normativas que hicieron posible “la perforación” de los planes de uso de suelo de los departamentos de Santa Cruz, Beni y Pando. También pidieron identificar a los responsables de la aplicación de la normativa forestal y su transgresión.

Los activistas exigieron declarar “la inmovilización de los bosques afectados para promover su restauración efectiva, prohibiéndose cualquier asentamiento o conversión a la agricultura” de las áreas afectadas.