30
Vie, Oct

Más allá del coronavirus y su efecto sobre el consumo, China volvió a importar carne bovina Uruguaya

Pecuaria
Tools
Typography
  • Smaller Small Medium Big Bigger
  • Default Helvetica Segoe Georgia Times

Marcelo Secco, CEO en Uruguay de Marfrig y presidente de la Asociación de la Industria Frigorífica (Adifu) explicó que el mercado chino "todavía está muy dispar". En ese sentido, comentó que hay clientes que volvieron a importar y otros de los que no se han tenido noticias.

 

"Todo parecería indicar que en la medida que el tema sanitario se vaya tranquilizando, que la economía china se reactive y los stock de carne bajen, el mercado se irá normalizando", estimó Secco.

La gran incertidumbre es determinar cuál es el stock de carne que hay en los puertos de China en poder de los importadores y cuántos contenedores están llegando. "Todo parecería indicar que, de a poco, algunos operadores van a volver y otros, que tienen desde cuentas pendientes hasta cancelaciones de negocios, lamentablemente no aparecieron. Esto es día a día", explicó el industrial.

Precios

China se reactivó pero el techo de precios que se generó en 2019 por el efecto que la peste porcina africana mantuvo sobre el stock de carne de cerdo, ya es historia.

Uruguay mantuvo un volumen exportado de carne vacuna y menudencias que fue récord, además de los valores que pagaron los importadores del gigante asiático, que tuvieron efecto sobre el precio del ganado que recibió el productor.

Hoy, según destacó Secco, los niveles de precios que se están manejando en la reactivación del mercado "son exactamente similares a lo que eran un año atrás, previo a la suba de 2019 generada por la peste porcina africana, pero diría que es previsible que recompongan un ritmo importador más ágil en la medida que China vaya digiriendo los stock de carne que mantiene".

El industrial agregó otro detalle importante. "Hay mucha mercadería que todavía no llegó a los puertos de China, que las navieras desviaron, que están en tránsito o en otros puertos. Esa mercadería va a ser reasignada para China, tiene que llegar y hay que cumplir con los pagos", agregó Secco.

A su entender, todavía quedan "dos meses de acomodo del mercado interno en China para ir viendo cómo se reactiva el flujo normal de negocios". Por eso aclaró que los clientes que hoy están operando "lo hacen en forma regular, obviamente con pagos, con el envío de adelantos, pero todavía son los menos", contó el ejecutivo.

Para Secco, lo más importante es que el mercado chino "se empezó a mover. El gobierno de ese país sigue dando buenas señales de querer reactivar su economía, es una necesidad", remarcó. "Ahora hay que recomponer todo el flujo, el financiero y el físico, tanto de llegada de productos a China, como de recarga de productos de China hacia otros lados. Eso es lo que está interrumpido, todavía hay muchas fábricas que no pudieron retomar su producción", agregó.

Cobros

La industria uruguaya todavía tiene mucho dinero por cobrar en China, más allá del daño que sufrió por la cancelación de contratos y embarques. Lo que deben los importadores chinos depende de cada empresa, no hay una cifra oficial, porque es información privada de cada frigorífico.

En febrero, el presidente del Instituto Nacional de Carnes, Federico Stanham, informó que si se sumaba "noviembre y diciembre de 2019 fueron a China US$ 220 millones y ese dinero está demorado en volver, se está dificultando su cobro", explicó Stanham.

Los US$ 220 millones son el valor de las 41.000 toneladas de carne vacuna que exportó Uruguay en esos dos meses. A lo largo de 2019, China compró en Uruguay unas 60.000 toneladas adicionales frente a 2018, pero también compró en otros destinos, formando stock de carne. "Mi percepción es que bastante más de la mitad (de lo que debe China) todavía está pendiente, entre otras cosas, porque hay clientes importantes que todavía no reactivaron su flujo de negocios. Y más allá de que estén consumiendo los productos, en algún momento van a volver y van a pagar", afirmó.

Fuente: Rurales El País